Los culpables de todo esto

El otro día viendo Cosmos me percaté de que de casi cualquier ciencia hasta el más neófito conoce a unos cuantos de los nombres más famosos. Pongamos que hablamos de física: rápidamente se nos viene a la cabeza Einstein, por ejemplo. O Newton, o Galileo, o Aristóteles si hace falta. Si hablamos de química pensamos en (leer más)