La vida virtual de los niños

Hoy en día hay una moda, aunque más que una moda, es un estilo de vida. Y es el de estar tan presente en la vida cotidiana a través de las redes sociales. Por lo tanto, a los padres, les parece muy natural jactarse de sus niños y publicar sus fotos por internet. Así de esta manera los niños empiezan su vida virtual a menudo antes de su nacimiento. Hay muchas opiniones sobre si esto es bueno o no. Lo más importante es recordar que existe algo como el derecho de la propia imagen:

Art.18.1 CE1978

“Se garantiza el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen.”

´El derecho a la propia imagen, es el poder que tienen las personas para reproducir su imagen pudiendo negar a terceras personas la utilización de material que represente a su persona sin su consentimiento. Así pues, por imagen no sólo se considera el rostro de la persona sino cualquier parte del cuerpo del mismo que la haga identificable, además de su voz o su nombre.´ (http://lefis.unizar.es/wiki/doku.php?id=es:derecho_a_la_imagen)

Y para respetarlo hay que seguir unas reglas:

  1.    Los pasos claves.

Todos los padres siguen la vida de sus hijos muy atentamente. El primer periodo de su vida es el más interesante y se notan muchos cambios. Es el tiempo de hacer todo “por primera vez”. Los padres se enorgullecen enormemente con su primer baño, la primera van al baño, el primer diente… Y suelen hacer fotos de estas primeras veces, para tenerla en el recuerdo. Este tipo de fotos, aunque esté muy bien hacerlas, pero no deberían publicarse por internet.

  1. Desnudos.

La policía advierte de publicar las fotos de niños medio vestidos o desnudos – o sea durante el baño, el aseo, en la playa, etc. A primera vista, las fotos nos dan una imagen muy positiva o tal vez nos sea muy graciosa, pero por otro lado, también podría ser un cebo a los pedófilos, quienes suelen intercambiar fotos entre ellos y publicar en páginas variadas.

  1. Las fotos comprometidas.

El otro grupo de las fotos prohibidas, son las que nos hacemos con una cara extraña o ridícula, como también las fotos después de una comida, con las manchas de la comida en toda la cara y en la ropa. Con el paso de los años, este tipo de fotos puede acabar dándote mucha vergüenza.

 

Es cierto que las redes sociales son muy insidiosas, en este aspecto Facebook tiene muchas herramientas como el timeline, donde se encuentran distintas formas para poner datos de tu vida – el cambio del trabajo, destino de vacaciones, información sobre un examen aprobado, salida de un vicio… En cada caso, lo mejor,  es hacer una selección previa de los datos. Pero hay otro problema, aunque los padres sean responsables de los niños, según las condiciones de Facebook tiene prohibido crearse una cuenta a los menores de 13 años.

Una buena opción es asegurar sus datos, limitando el acceso público a privado. La opción con acceso público produce que los datos salgan en las búsquedas por Google, Bing, Yahoo. También, agrupar a los amigos por listas, con el acceso personalizado para cada uno. Y sobre todo, no añadir como amigos a personas desconocidas.

Más información por aquí: http://www.welivesecurity.com/la-es/2013/11/18/microsoft-google-dan-paso-seguridad-ninos-internet/

Hay que recordar, que aunque subir una foto no parezca ser nada grave, pero una vez esté subida, ya está en el entorno virtual. Queda claro que teóricamente en cada momento se pueda borrar una foto. Pero luego en la práctica, es difícil hacer que desaparezca una por completo de la red y la otra que nunca se sabe si alguien no la ha copiado antes para aprovecharse de ella en el futuro. Subiendo la foto, ya se pierde el control de esa: si a la gente le gusta, van a comentarla, compartirla y su popularidad aumentará. Y vale la pena dedicar un poco del tiempo para informarse de las posibilidades que existen para ajustar la seguridad y la privacidad de sus datos.

No nos olvidamos tampoco sobre los niños mayores, que pueden usar el ordenador. En el mundo virtual les espera mucho peligro, pero en una forma que les interesa a ellos. Por eso hay que hablar con los hijos y comentarles la utilidad que tiene internet para trabajar, buscar informaciones, comunicarse con amigos, etc… Pero hay que tener cuidado con lo que te encuentras por la red, porque hay mucha “basura” (información falsa o agresiva). Un modo de controlar el contenido leído por los niños, es instalar programas que filtran y bloquean los portales eróticos, textos de narcóticos, alcohol o tabaco etc. También hay que comentarles para que no compartan  sus datos como la dirección, el número de móvil y parecidos. Y otra cosa muy importante: es que hay que advertirles sobre los amigos falsos (personas desconocidas). Además otra buena idea sería limitar el tiempo de uso de internet, debiendo ser de un máximo de 2 horas diarias. Para saber más, se puede leer una guía sobre cómo enseñar el uso de ordenadores a los niños. Información adicional se puede encontrar en el siguiente enlace: http://www.aacap.org/AACAP/Families_and_Youth/Facts_for_Families/Facts_for_Families_Pages/Spanish/Los_Ninos_y_el_Internet_59.aspx

Como conclusión, recordad que los niños suelen seguir el comportamiento de las personas mayores que les rodean. Por lo tanto, la mejor lección para ellos será darles ejemplo de un buen modelo de comportamiento.

The following two tabs change content below.

Katarzyna Pastuszko

Alumna en prácticas de Inercia Digital. Graduada en Gestion de Empresas.

Latest posts by Katarzyna Pastuszko (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *