Cómo hacer una buena presentación

asombroA la hora de exponer un trabajo, un proyecto o una idea a un público determinado solemos hacerlo a través de presentaciones. Con ellas podemos plasmar visualmente lo que queremos transmitir y nos sirven de guía para ordenar nuestra exposición. Actualmente existen muchos programas y aplicaciones para realizar presentaciones, incluso para crearlas online. Podemos utilizar desde el conocido PowerPoint hasta el tan de moda Prezi, pero lo debemos saber es cómo diseñar cada diapositiva para captar y mantener la atención de los espectadores, además de comunicar efectivamente nuestra idea.

1. Portada impactante.
Lo primero que verán de tu presentación será la portada, y de ella dependerá que el público se interese en verla o que, por el contrario, piensen que sea un rollo incluso antes de que empiece. Este punto es aun más importante si pones la presentación online, pues si quieres que hagan clic sobre ella debe llamarles la atención. Esto se consigue también mediante un título rompedor, original, y sin miedo a que sea grande. Hay que captar la atención del espectador y despertar su deseo de seguir viendo la presentación.

2. Colores atractivos.
Podemos elegirlos nosotros mismos a nuestro gusto, o tomar de referencia combinaciones ya hechas. Podría ser de cualquier sitio web que nos interese y tomemos como ejemplo, o de páginas específicas que ya muestran paletas de colores combinadas (por ejemplo, en COLOURlovers o en COLOROTATE). Dependiendo de cuál sea nuestra intención podemos poner colores suaves con tonos pastel, o contrastes de colores complementarios si queremos un diseño más agresivo. La ventaja de elegirlos de la red es que podemos ver las combinaciones más populares, es decir, las que más gustan a la gente. Así haremos una presentación que al menos sea atractiva visualmente en cuanto al color (y al menos nos aseguramos de que avancen algunas diapositivas y no la quiten a la primera de cambio).

3. El poder de la imagen.
“Una imagen vale más que mil palabras” es una frase muy cierta. La información del mundo que nos rodea llega a nuestro cerebro a través de nuestros sentidos, y de esa información más del 80% es a través de la vista. Por lo que recordamos mejor una imagen que una frase que escuchemos. Pero debemos utilizar imágenes originales, que sean fáciles de recordar por algo llamativo e interesante. No cojas para tus presentaciones imágenes que acostumbramos a ver porque pasarán desapercibido, estamos bombardeados de imágenes por todas partes (en Internet, la televisión, revistas, carteles, vallas publicitarias, etc.) ¡tiene que destacar la tuya! Hay varios tipos de imágenes: las tuyas (sin problemas de licencias o copyright), de pago (hay muy buenas imágenes y dan aspecto profesional a la presentación, como en iStock), Creative Commons (son gratis, pero tienes que dar crédito al autor en la presentación, Flickr), y los bancos de imágenes gratis para descargar (son menos originales pero te aseguras no meter la pata, como Freepik).

4. No te pases con el texto.
Una presentación tiene que transmitir la esencia del mensaje, la idea principal. Para explicaciones ya estás tú exponiéndola. Si escribes en las diapositivas todo el texto de lo que vas diciendo, ¿para qué la expones? Mándala por email y que la lean cuando tengan tiempo. Y si es para subirla a Internet tampoco tiene que llevar mucho texto, porque para eso están los artículos o documentos. Una presentación es más eficaz si dice lo básico y primordial, evita diapositivas con demasiadas palabras o se cansarán de leer. Otro punto relacionado con el texto es no abusar de tipografías diferentes y de efectos de texto pues al final lo que consiguen es confundir y marear. Nada de destellos, chispas o giros, lo mejor es usar la misma tipografía (puedes poner negritas o mayúsculas para destacar) y usar leves inclinaciones para dinamizar el texto.

5. Usa C.R.A.P.
C.R.A.P. es el acrónimo de Contraste, Repetición, Alineación y Proximidad y se corresponden a los cuatro principios básicos del diseño. (Si te digo que CRAP significa MIERDA en inglés, seguro que te acuerdas mejor de esta palabra ¿verdad?). Bueno, ¿cómo lo ponemos en práctica? Contraste: Si todas tus diapositivas usan el mismo color, tipo y tamaño de letra, será muy aburrida y no comunicará nada. Hay que diferenciar y destacar elementos según la importancia que tengan. Repetición: hay que repetir el estilo de la página en toda la presentación para crear consistencia. Por ello elegimos una paleta de colores y una tipografía antes de empezar la presentación. Por ejemplo, los títulos deberían tener el mismo color para entender que se comienza una sección nueva. Alineación: los textos, imágenes y elementos que componen cada diapositiva deben estar conectados visualmente entre ellos. Proximidad: los elementos similares deben ir agrupados, la proximidad entre ellos crea relación de significado.

Con estos cinco consejos conseguirás mejorar tus presentaciones. No olvides hacer un resumen de la presentación al final de la misma, ayudará a los espectadores a ordenar las ideas principales y a recordar mejor lo esencial.

Desire Esquivel

1/10/2013

The following two tabs change content below.
Desire Esquivel

Desire Esquivel

Dpto. Diseño Gráfico at Inercia Digital
Diseñadora Gráfica en permante formación y renovación, Formadora y Experta en eLearning. Artista contenida.

One thought on “Cómo hacer una buena presentación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *