Entender la traducción como una búsqueda de equivalencias y naturalidad // Understanding translation as a search for equivalence and naturalness

La traducción nos abre las puertas a la comunicación de todo tipo de información, en ámbitos muy diversos, dando lugar a valiosas redes sociales, culturales o de trabajo. Dado el papel esencial que juega, debemos entender la traducción no como una correspondencia directa e invariable entre palabras, sino como una búsqueda de equivalencias que dé como resultado un texto natural. Esto significa que, a menudo, es recomendable alejarse de la estructura de un fragmento determinado en el texto original si con ello conseguimos que nuestra traducción, conservando la esencia (contenido y estilo) del primero, tenga el mismo efecto que este en la lengua meta.

Digamos que tenemos entre manos una traducción donde, por ejemplo, el texto original está en inglés y la lengua meta es el español (hablo de inglés-español por experiencia, pero me consta que estos conceptos son aplicables a la traducción de/a cualquier lengua). Si intentamos traducir ese texto elemento a elemento, puede suceder cualquier cosa dentro de los dos extremos siguientes, ninguno deseable:

  • El resultado será una traducción literal que sencillamente no tiene sentido en español; no habremos transmitido el contenido original, quizá por poner demasiado énfasis en mantener el aspecto formal o estilístico del texto en inglés.
  • El resultado será un texto en español que, si bien es gramaticalmente correcto y tiene perfecto sentido, carece de naturalidad (cualidad que sí tiene el original). Esto puede deberse al traslado al español de rasgos discursivos que resultan extraños en esta lengua, como puede ser el uso reiterado de oraciones pasivas.

En inglés, especialmente en textos de carácter técnico, el empleo de la estructura pasiva –a menudo en oraciones largas— es mucho más frecuente que en español. En la mayoría de estos casos, traducir esa estructura como una pasiva en español no es necesariamente la mejor opción. En su lugar, es preferible optar por la construcción de la forma impersonal con el verbo haber (en 3ª persona del singular) o el pronombre se. Por ejemplo:

New employees will be added to the team whenever a complex project needs to be carried out.

“Nuevos empleados serán añadidos al equipo siempre que un proyecto complejo necesite ser llevado a cabo.”

Tenemos una oración correcta en español, con incluso el mismo significado que la original, pero no por ello es una traducción óptima. Comparémosla con esta otra:

Se añadirán nuevos empleados al equipo siempre que haya que llevar a cabo un proyecto complejo.”

El significado en ambas traducciones permanece intacto. ¿Cómo sabremos entonces elegir entre una opción y otra? Aunque siempre debemos tener en cuenta el estilo del texto original para saber qué traducción se adapta mejor, la clave está en la naturalidad: el texto meta debe, además de conservar la información que se desea comunicar, presentarla de tal manera que el destinatario –quien no tiene por qué estar familiarizado con la lengua original— reciba un texto tan natural como si hubiera sido redactado originalmente en su misma lengua.

Estas son dos herramientas especialmente útiles para resolver dudas al traducir al español:

¡Que tengáis un buen martes!

———————————————————————————————————————————————

Translation allows us to communicate any kind of information in many different areas, leading to valuable networks –including social/cultural networks. Due to the key role it plays, we should view translation as a search for equivalence which results in a natural text, instead of a direct and unchanging correspondence between words. This means that it is often advisable to move away from the structure of a given segment in the original text, provided this in turn brings the original’s effect into our translation, while keeping the former’s essence (content and style).

Let’s say we have a translation in progress where the original text is in English and the target language is Spanish (this example is based on my experience, but these concepts apply to translation regarding any language). If we tried to translate that text unit by unit, anything within the following two extremes –none of them ideal— could happen:

  • The result is a literal translation which simply doesn’t make sense in Spanish; we have failed to convey the original content, perhaps due to putting too much emphasis on the formal/stylistic aspect of the English text.
  • The resulting text in Spanish is grammatically correct and makes perfect sense; however it lacks naturalness –which the original has. This may be due to the transfer of discourse features which are odd in Spanish, such as a repeated use of passive sentences.

In English, particularly in more technical texts, the use of passive sentences –often long ones— is much more frequent than it is in Spanish. In most cases, translating these as passive sentences into Spanish isn’t necessarily the best option. We should opt instead for the impersonal form with the verb haber (third-person singular) and/or the pronoun se. For instance:

New employees will be added to the team whenever a complex project needs to be carried out.

“Nuevos empleados serán añadidos al equipo siempre que un proyecto complejo necesite ser llevado a cabo.”

Here we have a sentence which is correct in Spanish and even keeps the original’s meaning; it is nonetheless not an ideal translation. Let’s compare it against this other one:

Se añadirán nuevos empleados al equipo siempre que haya que llevar a cabo un proyecto complejo.”

The meaning in both translations remains intact. How then can we know when to choose which option? Although we should always keep in mind the style of the original text so that we can more aptly translate it, naturalness is key: the target text must not only preserve the information to be communicated but also present it in such a way that the reader –who is not necessarily familiar with the source language— receives a text which is as natural as if it had been originally written in their language.

Here are two particularly useful tools for solving any issues that may arise when translating into Spanish:

Have a nice Tuesday!

The following two tabs change content below.

Jesús Reguera

Alumno en prácticas at Inercia Digital
Estudiante de Filología Inglesa en la Universidad de Sevilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *