Creatividad e innovación en el emprendimiento

Fuente: womenpla.net

Fuente: womenpla.net

Dos aspectos importantes cuando hablamos de emprendimiento son la creatividad y la innovación, ya que son las que despiertan la iniciativa de llevar a cabo un proyecto a partir de las ideas interesantes que se nos puedan ocurrir en cierto momento o tras reconocer acertadamente una necesidad que queramos solventar en un colectivo en particular. Toda innovación comienza con ideas creativas. No obstante, la creatividad por sí misma no es condición suficiente para innovar. A continuación entenderemos el por qué de este razonamiento.

En primer lugar, la innovación, como herramienta para el emprendimiento, exige creatividad, entendiéndose ésta como la habilidad de hacer o dar vida a algo nuevo. Puede comprender una nueva solución a un problema, un nuevo método o dispositivo que queramos implantar, o simplemente la introducción de un nuevo objeto o forma artística. Es decir, implica un movimiento de lo conocido a lo desconocido. Vemos que las empresas de hoy en día están operando en un mundo de constantes cambios en el que surgen nuevos problemas, nuevos riesgos y oportunidades. En este sentido, se hace necesario movilizar los recursos antes de que se noten los efectos de dichos cambios.

Por otro lado, debemos entender que la creatividad no es la capacidad de crear algo de la nada, sino de generar nuevas ideas combinándolas, cambiándolas o aplicándolas de nuevo. Cada persona tiene un lado creativo pero no se percata de él, puesto que se trata de una actitud en la que somos capaces de aceptar el cambio y lo novedoso. Alude a una flexibilidad de perspectiva y al disfrute de las cosas a la vez que se busca  mejorarlas.

Son tres los elementos que componen la creatividad en las personas:

  • La experiencia: aquello que una persona conoce y puede hacer en el amplio dominio de sus habilidades técnicas y del conocimiento de su trabajo.
  • El pensamiento creativo: la capacidad de juntar ideas ya existentes y crear nuevas combinaciones con ellas.
  • La motivación: el instinto y deseo de hacer algo, la pasión interna y el interés.

La gente se vuelve creativa cuando se siente motivada principalmente por el interés, la satisfacción y el reto que le supone una situación. No se vuelve creativa por presiones externas. Joseph Schumpeter, reconocido economista austro-estadounidense, consideraba que el concepto de innovación, descrito como el uso de una invención para crear un nuevo producto o servicio comercial, era la fuerza clave para crear nueva demanda y, por tanto, nueva riqueza. Es la oportunidad que los emprededores deben aprovechar para hacerse un hueco de forma exitosa en un mundo empresarial bastante competitivo.

The following two tabs change content below.
Jomeydy F. Báez

Jomeydy F. Báez

Alumno en prácticas at Inercia Digital S.L.
Licenciado en Filología Inglesa por la UHU. MBA por ITEAP. Me encantan las artes, sobre todo la literatura, la música y el cine.

One thought on “Creatividad e innovación en el emprendimiento

  1. Pingback: Emprende con un microcrédito | Inercia Digital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *