10 maneras de automotivarse después de las vacaciones.

1O maneras de automotivarse después de las vacaciones.

Lena-Dunham

 Acaban las vacaciones, y volvemos al trabajo. Finalizan  las mañanas sin despertador, los días interminables en la playa tumbada sin hacer nada, y debemos volver a la realidad, con las pilas cargadas y motivados, pero después de haber pasado los mejores días, cómo podemos olvidarlos e incorporarnos al trabajo y con la mejor  de las sonrisas. Aquí va algunos consejos que nos puede ser útil, para comenzar nuestro año “escolar” con ganas y motivados para desempeñar nuestro trabajo.

1. Crea una Meta.  Es probablemente el error más común que la gente hace: tratan de abarcar mucho, tratan de alcanzar muchos objetivos a la vez. No se puede mantener la energía y el enfoque (las dos cosas más importantes en el logro de un objetivo) si se está tratando de hacer dos metas al mismo tiempo. No es posible(o muy difícil). Tienes que elegir un objetivo, por ahora, y centrarte en él.

2. Encuentra la inspiración. Nuevos proyectos en el trabajo que nos inspiren y nos  involucren con nuestra empresa y así poder sentirnos motivados y autorealizados.

 3. Emociónate.  Hay que considerar la emoción y construir sobre ella. Visualizar lo que sería tener el éxito ya (ver los beneficios de la meta en tu mente). Una vez que lo has hecho, sólo tienes que alcanzar ese rumbo de energía y mantenerla en funcionamiento.

4. Publica tu objetivo. Imprime tu meta en grandes palabras. Haz tu meta sólo unas pocas palabras de largo, como un mantra, y después pégalo en la pared. Ponlo en la casa y el trabajo. Colócalo en tu escritorio. Si tú piensas acerca de tu meta todos los días, es mucho más probable que sea una realidad. Para ello, la publicación de la meta en nuestro escritorio ayuda mucho.

5. Comprométete públicamente. A nadie le gusta quedar mal delante de los demás.  Coméntaselo a tus compañeros de trabajo, a tu jefe. Busca apoyo de ellos también. Es difícil lograr algo solo.

6. Aférrate a la meta. Hagas lo que hagas, no te rindas. Incluso si tú no sientes ninguna motivación hoy, o esta semana, no te des por vencido. La motivación volverá. Piensa en tu meta como un largo viaje.

7. Comienza con algo pequeño. Realmente pequeño. Si está teniendo dificultades para iniciar la actividad, puede ser porque estás pensando en algo demasiado grande. Comienza por proyectos pequeños es más fácil semana. Eso es todo. Poco a poco pero avanzando progresivamente.

8. Aprovecha los pequeños éxitos. Una vez más, si comienzas con pequeños pasos durante una semana, vas a tener éxito. No se puede fallar si se empiezas con algo ridículamente fácil. Con cada paso (y cada paso debe durar alrededor de una semana), se sentirá aún más éxito. Haz que cada paso sea exitoso, realmente pequeño, y no fallará. Después de un par de meses, tus pequeños pasos se suman a un gran progreso y un gran éxito.

9. Piensa en los beneficios, no en las dificultades. Un problema común es que pensamos en lo difícil que algo es. Piensa en la satisfacción de llegar a nuestra meta de conseguir nuestro camino y cómo vamos a disfrutar realizándolo.

10. Agarra a los pensamientos negativos y sustitúyelos por otros positivos. En este sentido, es importante iniciar la supervisión de tus pensamientos. Reconocer el diálogo interno negativo, que es realmente lo que está causando nuestra desmotivación. Trata de tener conocimiento de todo pensamiento negativo. Entonces, después de unos días, trata de aplastar esos pensamientos negativos como un insecto, y luego sustitúyelos por un pensamiento positivo correspondiente. “Esto es demasiado duro” Y sustituirlo por: ¿Puedo hacer esto?  Si esa  persona lo pudo hacer, ¡yo también puedo! Parece una tontería   pero funciona.

The following two tabs change content below.
María Teresa Muñoz Nieto

María Teresa Muñoz Nieto

Becaria en Inercia Digital, licenciada en Pedagogía y posgrado en Dirección y Gestión de personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *